Legislando conciencias




Hoy durante el Pleno del Senado, el Grupo Parlamentario Socialista ha preguntado al Ministro de Justicia, el Sr. Gallardón, sobre si ratificaba la afirmación hecha por él y por otros miembros del Ejecutivo sobre la existencia de cierta "violencia de género estructural" que lleva a algunas mujeres a abortar.

Hoy, el Sr. Gallardón se reiteró en tal afirmación, que no es la suya, que es la opinión del Gobierno del PP del Sr. Rajoy.

Y hoy me ratifico en la triste realidad de que siempre que gobierna la derecha, las mujeres pierden en igualdad.

No es aceptable legislar conciencias. No es tolerable poner por delante de las libertades individuales las creencias, no lo es porque se pueden dar contradicciones como las que, apenas 100 días después de ganar las elecciones la derecha española estamos viendo.

El actual Gobierno quiere retroceder al año 85 en cuanto a la disposición de la maternidad por parte de las mujeres y además aprueba una reforma laboral que elimina los incentivos a las empresas para sus trabajadoras por maternidad y que precariza aún más el trabajo a tiempo parcial, cuyo rostro, desgraciadamente es femenino en nuestro país.

El Gobierno de Rajoy vuelve a poner el debate de la maternidad en la esfera de la Justicia y vuelve a situar a las mujeres en el ámbito del Código Penal eliminando este debate del ámbito de la Igualdad.

Amigos y amigas, dentro de 5 meses traeré otra vida al mundo, he elegido libremente mi maternidad, soy una mujer afortunada porque tendré la posibilidad de conciliar mi vida familiar con mi vida laboral y además con comodidad. Pero también soy consciente de las miles de mujeres que a través de la historia tuvieron y tienen que renunciar a la promoción profesional para ocuparse del cuidado de sus hijos/as, soy consciente de la cantidad de vidas rotas, porque hasta para nacer hay que tener suerte, que en un determinado momento tienen que tomar la difícil decisión de abortar. Por ello, soy una convencida de que la igualdad de oportunidades y la igualdad de género pasa por la libre elección de la mujer para decidir sobre su maternidad y por las garantías de éstas de ser atendidas por un sistema público, gratuíto y de calidad para que no se vuelvan a dar situaciones vergonzosas que todos tenemos en la cabeza de viajes expréss a otra parte de Europa de aquellas que se lo pudieron permitir.

Viendo el recorrido de este Gobierno, pocas esperanzas me quedan...